¿SABES PARA QUIEN DANZAS?

Escribe, LEO VENEGAS

Los festivales de música electrónica se han posicionado dentro de nuestro país. Sin duda Earthdance ha sido el que marcó el inicio de estas instancias. La danza de la tierra, como se prodría traducir al español el nombre de este festival, nacido en Inglaterra 1996 y al año siguiente fue instaurado en Chile cumpliendo 10 años el 2007. Este interesante evento producido en diversas locaciones de la zona central, ya que ha mutado en diversas oportunidades de locación, se realiza al aire libre y con tres dias de duración, pagado, que cumple entre otros fines promover la cultura DJ. junto a las artes escénicas y visuales, está en su etapa terminal.
Dreamvibe, se funda en el año 1996 en las inmediaciones de euphoria, usando la plataforma de las míticas fiestas de la Perrera denominadas “Perros Euphoricos”, en donde este dreambive proponía a euphoria crear una zona de descanzo en el segundo piso, el techai chill out, luego comienza con sus propias producciones, sumandose a crear acción por la paz y apoyar la causa del Tíbet, según se entendió desde sus principios earthdance que producido Dreamvibe, quienes realizaría todo el desarrollo del evento con una finalidad benefica, enviando parte del dinero recaudado para la construcción de escuelas en dicho país.

De los 10 años de existencia de Earthdance, sólo una vez envió dinero. ¿que ha sucedido con el dinero durante los otros años?

Rocío Zapata, productora ejecutiva de Dreamvibe, es la responsable de esta deficiente gestión, al no cumplir las nobles metas por las cuales el Festival se comenzó a realizar. Sumado a ello, Zapata da cuenta de su ineficiencia, pues ha quedado endeuda con los DJ’s, tanto nacionales como internacionales, dejando sueldo impagos de sonidistas y al propio equipo de trabajo, sumado a una desorganización en la alimentación, traslado y hospedaje del grupo humano que opera dentro del festival… La caridad o acción benefactora hacia causas como la del tibet, no justifican ir en desmedro de una elemental organización, no todo puede ser puro amor y paz, también se deben cumplir con los compromisos adquiridos.

Desde cualquier óptica, esta actitud refleja una falta de respeto por el ser humano y una inconsistencia con los objetivos, que se suponen guían a este festival. Es clara la utilización de los conceptos de “espiritualidad”, “amor”, “paz” y “Tibet”, para levantar una falsa imagen de Earthdance y así desconsiderar a las personas que van en busca de estas ideas que forman parte de su apreciación en la vida.
Se que cuando visitó Chile en 1999, S.S. El Dalai Lama, la fundación Tibet estaba muy molesta con la organización del Earthdance y no deseaba dejar que estos fueran recibidos por esta personalidad, tuvo que intervenir el Productor General de la Visita (Manuel Martínez) para que fueran recibidos…esto puede ser corraborado por el propio Martínez (Capitán Cianuro).

Respecto al Tíbet, es loable dar apoyo a los niños de un país que sufre de violación a los derechos humanos, por parte del Gobierno Chino, de orfandad y abandono infantil y sistemas insatisfactorios de salud y educación. Sin embargo, en Earthdance jamás ha existido un lugar donde se entregue información al respecto, como tampoco hay claridad con el destino del “supuesto” dinero que es enviado para el Tíbet, representando por The Tandra Project, sólo existe información
que el primer año de existencia del evento se enviaron recursos monetarios.

Si esta mega producción o “Woodstock Electrónico de Chile”, catalogado así por alguna prensa, convoca en promedio 5.000 personas por versión, con un costo por entrada de $15.000, algo no cuadra en esta danza de buenas intenciones, pero de débil producción.

Entonces, aquí se están aprovechando de la consolidación de Earthdance para utilizar a la gente. Bastó abrir los ojos y ver que en esta instancia electrónica había un mercado lucrativo detrás y Dreamvibe encabezado por Rocío, se cobijaron en la figura legal de trabajar en “beneficio por”, y así disminuir impuestos.

Un ejemplo claro de toda esta confusión ocurrió el año 2006, al terminar el festival se cobró $1.000 por estacionamiento, sin embargo se aseguró que los espacios de estacionamiento eran gratuitos; pese a ello todos los vehículos debieron pagar, de lo contrario no podían salir del recinto. Por dicho pago se entregó una boleta que no correspondía a estacionamiento. Otro ejemplo reciente ocurrió en el pasado Urbandance 2008, donde varios DJ’s se bajaron del line-up al conocer la verdad que se teje detrás  y quienes trabajaron, recibieron menos dinero de lo acordado.

En definitiva, ni la espiritualidad ni el misticismo guían a Earthdance, sólo intereses monetarios son el norte de Rocío Zapata, obtener recursos para poder pagar todas las deudas que arrastra de un
festival a otro.

Todos adoramos danzar en un Festival bien organizado, pero en la vida es necesario ser consecuente y hablar con la verdad, por eso quisimos contar lo que sucede en Earthdance Chile, desde ahora sabrás para quien danzas…antes de avalar una propuesta deficiente, infórmate.

Anuncios